Los navieros rechazan la propuesta del Parlamento Europeo de incluir el transporte marítimo en el ETS

El calendario propuesto por el Parlamento contrasta con el establecido por la OMI para reducir las emisiones en el sector.

El pleno del Parlamento Europeo ha votado este miércoles 15 de febrero a favor de incluir el transporte marítimo en el sistema de comercio de emisiones de CO2 de la Unión Europea (Emisions Trading Scheme, ETS).

Concretamente, se ha aceptado una enmienda que establece que, si la OMI no tuviese en 2021 en funcionamiento un sistema análogo, la UE incluirá el transporte marítimo en su ETS.

Según señalan desde Anave, estas fechas no concuerdan con el calendario establecido por la OMI el pasado mes de octubre, que prevé acordar en 2018 normas provisionales que, una vez contrastadas con los resultados de su sistema de recopilación de datos, deberían conducir a la puesta en marcha en 2023 de las normas que se acuerden.

Este calendario de la OMI “sí que resulta plenamente coherente con el Acuerdo de París, de diciembre de 2015, sobre el cambio climático”, apuntan desde la asociación de navieros.

Las principales asociaciones de armadores, ECSA e ICS, han criticado la decisión de los europarlamentarios y piden a los gobiernos de los Estados miembros que rechacen la inclusión del transporte marítimo.

Norma internacional para una actividad internacional

“Se trata de una actividad intrínsecamente internacional, que precisa normas internacionales que establezcan las mismas exigencias para todos los buques, cualquiera que sea su bandera”, apuntan los navieros.

Al igual que en el seno de Anave, en las asociaciones internacionales también consideran que este acuerdo del Parlamento ignora los importantes acuerdos alcanzados en la OMI y somete a la Organización a una presión inapropiada, precisamente cuando se había conseguido avanzar por consenso en un asunto que hasta ahora había sido muy polémico.

Adicionalmente, el sector naviero considera que, en caso de que finalmente la OMI decidiese acordar medidas adicionales de tipo económico para la reducción de las emisiones de CO2 del transporte marítimo, un sistema de comercio de emisiones resultaría inapropiado.

Según los navieros, este tipo de sistemas están pensados para su aplicación a sectores con pocas empresas muy grandes, pero resultaría ineficaz en un sector, como el marítimo, compuesto por miles de empresas, la mayoría de pequeña dimensión y radicadas en más de 150 países de todo el mundo.

De hecho, la inclusión en el ETS europeo de las líneas aéreas en 2012 ya constituyó un sonado fracaso. “Existe un riesgo real de que, si dicho sistema se aplicase por la UE, otros países, como EEUU, China, etc. decidiesen aplicar en sus territorios sistemas similares, lo que impediría en la práctica contar con un único conjunto de medidas globales en este campo”, aseguran los navieros.

Aún debe ser aprobada

La enmienda propuesta por el Parlamento a la Directiva que revisa el funcionamiento del ETS europeo aún debe ser aprobada por el Consejo de Ministros de la UE. En principio, por el sistema de ordinario de votación de doble mayoría.

No obstante, si la Comisión Europea, en cuya propuesta de revisión de la Directiva no se incluía el transporte marítimo, rechazase esta enmienda del Parlamento, para que la misma prosperase debería contar con el respaldo unánime del Consejo de Ministros, algo que los navieros consideran “extremadamente improbable”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *