EL MERCADO MUNDIAL DEL TRANSPORTE DE CONTENEDORES COMIENZA A RECUPERARSE

Las cifras han mejorado en el cuarto trimestre de 2016, pero el mercado podría verse alterado en función de las decisiones que adopte Estados Unidos a partir de ahora.

A lo largo de los últimos dos años, el tráfico de contenedores ha registrado tasas de crecimiento modestas. Sin embargo, el último informe de Drewry sobre este asunto muestra un repunte del 5% en el cuarto trimestre de 2016.

Esto supone un incremento destacado en comparación con la media mundial del 2,4% del tercer trimestre. Todas las regiones han registrado un resultado positivo, con Norteamérica y el sudeste de Asia en cabeza, con un 7%.

También los principales ‘hubs‘ de transbordo se han beneficiado de esta tendencia, siendo los puertos del Mediterráneo, con un notable avance del 3,8%, los que menos han crecido. De hecho, aunque el crecimiento anual se ha mantenido alrededor del 2% debido a un débil comienzo de año, en el último trimestre han podido verse signos de recuperación en el sector.

En el caso de Norteamérica, la cifra se eleva al 7,4%, lo que supone un vuelco respecto al trimestre anterior, cuando su descenso del 2% marcó el peor resultado mundial, si bien la quiebra de Hanjin podría haber contribuido a alterar los resultados hasta cierto punto.

Latinoamérica también ha avanzado en estos tres meses, pero no ha sido suficiente para mejorar los resultados del año, con una caída del 2%. En cuanto a Europa, el avance ha sido evidente tanto en el norte como en el sur, aunque de nuevo la cifra anual total resulta más modesta.

En los puertos de referencia del norte de Europa, Escandinavia y los países bálticos ha llegado al 2,5%, un resultado ligeramente inferior al alcanzado en el Mediterráneo, que se ha visto impulsado por las cifras de Turquía e Italia.

Asia sigue a la cabeza del mercado mundial de contenedores

Por su parte, Asia sigue ocupando la primera posición en el mercado de los contenedores y su crecimiento ha sido el más fuerte de los últimos años. En el tercer trimestre de 2016 la situación de China y, en general de Asia, ha sido mejor que la de América y Europa.

La recuperación de la demanda global en las economías principales ha supuesto un incremento de las exportaciones de ciertos países, como Corea del Sur, con un aumento del 11% respecto a 2015, o Japón, donde el ascenso ha sido del 5,4% en diciembre, tras una caída del 0,4% en noviembre.

En esta línea, el fuerte crecimiento del cuatro trimestre ha quedado reflejado en las cifras de los ‘hubs’ de transbordo de Asia y Oriente Medio, como Singapur, Kelang (Malasia), Colombo (Sri Lanka) y Salalah (Omán), lo que demuestra una mejora a nivel económico pero también una disminución de la tendencia a aumentar los servicios directos.

China es aún el actor más destacado en la actividad portuaria de contenedores y los estímulos gubernamentales monetarios y fiscales han prevenido un debilitamiento de la economía. A corto plazo, parece estar en la senda del crecimiento, pero es necesario ser prudentes, ya que la tendencia al descenso era evidente desde principios de 2015, con datos negativos a principios de 2016.

Aunque desde finales del último año, se han visto signos de recuperación, existe el peligro de que sea algo ilusorio. Uno de los principales problemas que podrían darse sería el aumento del proteccionismo, lo cual depende en gran medida de las acciones del presidente de EE.UU, Donald Trump, aunque es pronto para determinar si se materializarán en una amenaza real a las cifras actuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *